¿Sabes usar las pinzas si te quedas sin batería?

Aunque puedas pensar que nunca te va a pasar a ti, quedarse sin batería en el coche es un problema común para muchos conductores. Puede suceder porque te hayas dejado alguna luz puesta, por algún despiste o porque se haya agotado la batería. Lo mejor es ser precavido y estar preparado por si algún día nos pasa.

Si nos llegara a suceder hay distintas alternativas, como llamar a la asistencia en carretera de nuestro seguro de coche. En este caso la propia grúa puede cargar la batería o si no, lleva el coche al taller para que la sustituyan allí. Pero si quieres tener el coche disponible cuanto antes, lo mejor es arrancar el coche con pinzas o con un arrancador portátil de baterías.

En seguropormeses.com tienes seguros temporales para coche que van desde los 3 días hasta los 7 meses de duración. Somos líderes en seguros por días para todo tipo de vehículos.

¿Qué necesito para arrancar con pinzas mi coche?

Para arrancar la batería de tu coche solo necesitarás llevar las pinzas y otro coche con batería. Por ello es recomendable llevar siempre un juego de pinzas en el vehículo. Algo a tener en cuenta sobre las pinzas es que, cuanto más largo sea el cable, más fácil será conectar los dos vehículos.

Lo peor de este método es que necesitas un segundo coche que sí tenga batería, aquí puedes avisar a algún familiar o amigo, o preguntar a algún conductor que esté en ese momento ahí. Debes comprobar que las baterías de los dos coches sean del mismo voltaje, porque si no lo son no podremos usar las pinzas.

¿Qué pasos debo seguir para arrancar un coche con pinzas?

Cuando tenemos las pinzas y un coche con batería del mismo voltaje que la nuestra los pasos a seguir son bastante fáciles.

Abrir el capó de los coches

Lo primero es abrir el capó de los dos vehículos y localizar la batería de ambos coches. Debes saber que, en raros casos, las baterías pueden encontrarse también debajo del asiento trasero del vehículo. Pondremos los capos de ambos coches cerca para que el cable de las pinzas no quede demasiado estirado. IMPORTANTE las carrocerías de los dos coches no pueden tocarse.

Ante todo, seguridad

Lo mejor, antes de realizar la operación es apagar el contacto de ambos coches y poner el freno de mano, es mejor ser precavido.

Conectamos las pinzas

Con los vehículos apagados podremos conectar las pinzas a las baterías. Hay que seguir el siguiente orden: Primero colocamos una pinza roja en el positivo de la batería descargada, después conectaremos la otra pinza roja en el positivo de la batería cargada. Las pinzas negras van al contrario, primero conectamos la pinza en el negativo de la batería cargada, y la última pinza negra la conectaremos en el negativo de la batería descargada.

Arrancamos el coche con batería

Cuando ya hemos colocado todas las pinzas, arrancamos el coche que tiene batería y lo mantenemos acelerado varios minutos. Justo cuando apaguemos este coche debemos encender el que estaba sin batería. Una vez que hemos comprobado que se ha encendido podemos proceder a quitar las pinzas.

Quitamos las pinzas

Este es el último paso y consiste en retirar las pinzas. Es importante quitarlas en el orden contrario a como se pusieron, y siempre teniendo mucho cuidado para no provocar cortocircuitos.

Una alternativa similar a las pinzas

Otra alternativa a las pinzas son los arrancadores portátiles de batería. Estos arrancadores son más caros que unas pinzas convencionales, pero tienen una gran ventaja, y es que no necesitas un segundo coche. Estos dispositivos cuentan con una batería que recargará la de nuestro coche y su funcionamiento es muy similar al de las pinzas. Primero se conectan las pinzas a la batería y luego se enciende el arrancador. Con el arrancador encendido podemos encender el coche.

Algo importante cuando usamos el arrancador portátil de batería es acordarnos de recargarlo, para tenerlo otra vez a punto para la próxima vez que lo necesitemos.

Comparte esta información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.